Gran Verdad

Si somos débiles en la oración…