Reflexión del día: DANDO BUENAS UVAS

La Palabra del Señor nos viene hablando de la importancia de dar buenos frutos a la medida que hemos recibido. El Señor no quiere obesos espirituales sino que quiere personas que den lo que por gracia les ha sido otorgado Dios siempre espera que demos lo mejor de nosotros, nunca lo peor. Debemos ser imitadores De Dios como hijos amados, nos exhorta san Pablo.

El Señor compara a su pueblo con una viña que debe dar frutos. "Voy a cantar en nombre de mi amigo un canto de amor a su viña. Mi amigo tenía una viña en fértil collado. La entrecavó, la descantó, y plantó buenas cepas; construyó en medio una atalaya y cavó un lagar. Y esperó que diese uvas, pero dio agrazones.

Pudiésemos decir que no hemos recibido lo suficiente de parte de Dios, pero el mismo Señor responde hoy. "Pues ahora, habitantes de Jerusalén, hombres de Judá, por favor, sed jueces entre mí y mi viña. ¿Qué más cabía hacer por mi viña que yo no lo haya hecho? ¿Por qué, esperando que diera uvas, dio agrazones? "

Observe que en la lecturas se dice menciona una viña prospera. Nosotros pudiéramos decir que no hemos recibido del señor lo necesario para ser mejor. Ultimamente estamos achacando todos nuestro problemas a las circuntacia de afuera y eso es un error; no hay ningún gobierno, problema, dificultad que deje inoperante la palabra de Dios, solo el hombre es capaz de hacerlo.

El Evangelio nos dice que dio de todo, profetas, ley, y hasta a su propio Hijo.
Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon.

Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: "Tendrán respeto a mi hijo." Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: "Éste es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia." Y agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron.

Y da el Señor una sentencia la cual deberíamos tener en cuenta en nuestras vidas en todo momento. Pues ahora os diré a vosotros lo que voy a hacer con mi viña: quitar su valla para que sirva de pasto, derruir su tapia para que la pisoteen. La dejaré arrasada: no la podarán ni la escardarán, crecerán zarzas y cardos; prohibiré a las nubes que lluevan sobre ella.

En otro lugar también nos señala cosas parecidas yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el que la cultiva. Si una de mis ramas no da uvas, la corta; pero si da uvas, la poda y la limpia, para que dé más. San Juan 15:1-2 DHHD

Y también nos dice en el Apocalipsis‣ “Por eso, recuerda de dónde has caído, vuélvete a Dios y haz otra vez lo que hacías al principio. Si no, iré a ti y quitaré tu candelabro de su lugar, a menos que te vuelvas a Dios.” Apocalipsis 2:5 DHHD

No podemos dejar la prosperidad fuera de la ecuación la debida formación de nuestra alma.

La palabra de Dios cuando viene no es para quien está a tu lado, sino para ti. El señor dió lo mejor para nosotros, ¿por que nos conformarnos en darle poco?

Dios nos ha dado todo, en el evangelio se muestra que Dios envió a sus servidores, profeta hasta su propio hijo. Tienes todo para hacerlo mejor.

Muchas veces Dios lo que reciben son quejas, cuanto olvidamos de darle gracias a Dios y lo hemos sustituido por continuas quejas.

Si la situación te está pisotiando, cuidado no vaya a ser que por no dar los frutos necesarios el Señor lo permitió y es tu culpa; Porque tu eres capaz de cambiar tu circunstancia si lo que hacemos es quejarnos estamos profetizando desgracia en nuestra vida.

sabía usted que como cristiano sus acciones repercuten a tu familia y a lo que te rodea tenemos ese poder.

Usted sabe cual es la diferencia entre un cristiano genuino y uno falso. Que cuando llegan los problemas a los genuinos los fortalece y a los falsos los aleja.

¿Cuanto de nosotros tenemos algo que mejorar? Dios envía los necesario para limpiarnos no para pisotiarnos.

¿Cuanto de nosotros queremos prosperar?, ser una buena viña ¿Que debemos hacer? hemos olvidado aveces principio esenciales san Pablo nos muestra como lograrlo.

¿Cómo podemos entonces volver al primer amor, ser un sarmiento que dé buenos frutos?

Haciendo lo que a casi ninguno nos gusta hacer san Pablo nos aconseja: "Hermanos: Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y súplica con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús".

Nada les preocupe: Dios quiere que en vez de preocuparnos nos preparemos para que nada nos preocupe, Dios te da las herramientas necesarias para afrontar esta vida.

En toda ocasión en oración y súplica expone tu necesidad a Dios.

Todo lo bueno … En eso piensen. Dios no ha terminado contigo, lo mejor de su vida esta por venir ¡animo!

La fe sin esperanza no funciona, para que la fe obtenga algo debes esperar algo y actúa la esperanza, la fe es una herramienta para alcanzar lo que esperas la pregunta es ¿que esperas? comienza a Pensar, esperar, creer y hablar lo mejor, nunca lo peor.

"Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable, todo lo que es virtud o mérito, tenedlo en cuenta".

Y lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis, visteis en mi, ponedlo por obra.
Y el Dios de la paz estará con vosotros.

Miremos el ejemplo de David cuando se enfrentó a Goliah, David nunca llamó gigante a Goliah sino que lo llamó por lo que es, un incircunciso, David ganó la batalla antes que comenzará porque Dios estaba a su lado. Espera lo mejor de Dios para alcanzar lo mejor.

Como vemos, queridos hermanos, Dios nos está pidiendo que demos más, que busquemos más, que crezcamos más. No hacerlo sería estar expuestos a que otro tome nuestro lugar en el libro de la historia de los guerreros de Dios. Amén.

Mons. Alexander Barroso
Arzobispo.